Imyresa;Aislamientos e impermeabilizaciones

Imyresa.

Imyresa es una empresa que ofrece sus servicios principalmente al sector de la construcción, industria, hostelería y también a comunidades de vecinos y particulares.
Nuestra actividad se desarrolla en toda la región del Principado de Asturias, así como en cualquier otra comunidad autónoma limítrofe.
Fundada en Enero de 1993 realiza trabajos especializados de impermeabilización, aislamientos térmicos y acústicos, tabiquería de pladur, techos desmontables, proyección e inyección de poliuretano, tratamientos de humedades por condensación, pavimentos industriales, revestimientos de depósitos con resinas epoxi y de poliéster, cubiertas de tegola, etc. con la experiencia formada por un equipo compuesto por técnicos especialistas e instaladores de demostrada experiencia que nos avalan como una de las empresas líderes en nuestro sector.

Caucho sintético

El caucho sintético es un tipo de elastómero, invariablemente un polímero.
Un elastómero es un material con la propiedad mecánica de poder sufrir mucha más deformación elástica bajo estrés que la mayoría de los materiales y aun así regresar a su tamaño previo sin deformación permanente.
El caucho sintético sirve como un sustituto del caucho natural en muchos casos, especialmente cuando se requieren propiedades mejoradas de los materiales.

Comparación entre el caucho natural y el sintético

El caucho natural que viene del látex es en su mayoría isopreno polimerizado con un pequeño porcentaje de impurezas. Esto limita las propiedades de las que puede disponer el material. También, hay limitaciones sobre las proporciones de los dobles enlaces cis y trans resultantes de los métodos de polimerización del látex natural.
Esto también limita el rango de las propiedades disponibles del caucho natural, aunque la adición de azufre y la vulcanización son usadas para mejorar las propiedades.
El caucho sintético puede ser hecho a partir de la polimerización de una variedad de monómeros incluyendo al isopreno (2-metil-1,3-butadieno), 1,3-butadieno, cloropreno (2-cloro-1,3-butadieno), e isobutileno (metilpropeno) con un pequeño porcentaje de isopreno para la reticulación. Estos y otros monómeros pueden ser mezclados en varias proporciones deseables para ser copolimerizados para un amplio rango de propiedades físicas, mecánicas, y químicas.
Los monómeros pueden ser producidos puros, y la adición de impurezas o aditivos puede ser controlada por diseño para brindar propiedades óptimas.
La polimerización de monómeros puros puede ser mejor controlada para dar una proporción deseada de dobles enlaces cis y trans.

Historia

En 1879, Bouchardat creó una forma de caucho sintético, produciendo un polímero de isopreno en un laboratorio.
El uso expandido de vehículos de motor, y particularmente de sus neumáticos, iniciado en los años 1890s, creó un aumento en la demanda para el caucho.
En 1909, un equipo liderado por Fritz Hofmann, trabajando en el laboratorio Bayer en Elberfeld, Alemania, también tuvo éxito en polimerizar el metil isopreno, el primer caucho sintético.1 Metil isopreno es 2,3-dimetil-buta-1,3-dieno.2
Científicos en Inglaterra y Alemania desarrollaron métodos alternativos para crear polímeros de isopreno entre 1910–1912.
El científico ruso Serguéi Lébedev creó el primer polímero de caucho sintetizado a partir del butadieno en 1910. Esta forma de caucho sintético proveyó las bases para la primer producción comercial a gran escala, lo que ocurrió durante la Primera Guerra Mundial como resultado de la escasez de caucho natural.
Esta temprana forma de caucho sintético fue nuevamente reemplazada con caucho natural después de terminar la guerra, pero las investigaciones del caucho sintético continuaron. El ruso americano Ivan Ostromislensky hizo una investigación sobre el caucho sintético y un acople de monómeros a comienzos del siglo XX.
Problemas políticos que resultaron de grandes fluctuaciones en el costo del caucho natural llevaron a la promulgación del Plan Stevenson en 1921.
Esta acta esencialmente creó un cartel el cual dio soporte a los precios del caucho mediante la regulación de la producción (véase OPEP), pero oferta insuficiente, especialmente debido a la escasez de tiempos de guerra, y llevó también a una búsqueda de formas alternativas del caucho sintético.
Cerca de 1925 el precio del caucho natural se había incrementado al punto de que muchas compañías estuvieron explorando métodos de producir caucho sintético para competir con el caucho natural.
En los Estados Unidos, la investigación se enfocó en diferentes materiales que en Europa, basándose en el temprano trabajo de laboratorio de Nieuwland.
Estudios publicados en 1930 escritos independientemente por Lébedev, el estadounidense Wallace Carothers y el científico alemán Hermann Staudinger llevaron en 1931 a uno de los primeros cauchos sintéticos exitosos, conocido como neopreno, el cual fue desarrollado en DuPont bajo la dirección de E.K. Bolton.
El neopreno es altamente resistente al calor y productos químicos como el petróleo y la gasolina, y es usado en mangueras de combustible y como un material aislante en maquinaria.
La compañía Thiokol aplicó su nombre a un tipo de caucho basado en 1,2-dicloroetano el cual estaba comercialmente disponible en 1930.
La primera planta de caucho en Europa SK-1 (del ruso "Synthetic Kauchuk", caucho sintético, СК-1) fue establecida en Rusia por Serguéi Vasílievich Lébedev en Yaroslavl bajo el Primer Plan Quinquenal de la Unión Soviética de Iósif Stalin el 7 de julio de 1932.
En 1935, químicos alemanes sintetizaron el primero de una serie de cauchos sintéticos conocidos como Buna rubbers. Estos eran copolímeros, lo que significa que los polímeros fueron hechos a partir de dos monómeros en secuencia alternada.
Otras marcas incluían a Koroseal, que Waldo Semon desarrolló en 1935, y Sovprene, que crearon unos investigadores rusos en 1940.3

Sistemas de impermeabilización


#

Aislamientos acústicos y térmicos

Tabiqueria de Pladur